Utilizar uno o dos fregaderos, el tamaño y su instalación, sobre o bajo encimera, es una cuestión totalmente estética y muy personal. En el funcionamiento diario dentro de la cocina, cada persona tiene sus propias costumbres y maneras de trabajar en ella, por eso, es fundamental elegir el fregadero más adecuado para cada cocina.

Si queremos un espacio diáfano en la encimera de trabajo, donde no haya elementos superpuestos, debemos pensar en un fregadero instalado bajo la encimera, quedará perfectamente integrado en ella, además de conseguir un espacio más limpio.

Podemos encontrar fregaderos bajo encimera a la carta, de una cubeta o de dos, de formas redondeadas o líneas rectas y muy marcadas, además de combinar fregaderos de varios tamaños personalizando aún más la zona de aguas en la cocina.

Hay donde elegir, de acero inoxidable (que suele ser el que mas se usa); Inox pulido o cepillado o podemos aportar una nota de color en el diseño de la cocina, y para eso contamos con los fregadero de Silestone, resistentes, a prueba de arañazos, fácil de limpiar con un sistema antibacterial y  una intensidad y estabilidad del color que hace del fregadero, un elemento más dentro de la decoración de la cocina, además se logra que se igual que la encimera.

Además están los sintéticos de Teka y de Franke con el Fragranite y el Tecnotite, y los de cerámica y Silgranit de Blanco.

Tienes estupendas opciones para hacer única y especial tu cocina.

En el proyecto de una cocina, el tamaño, la posición y el material del fregadero es uno de los aspectos importantes a tener en cuenta desde el principio. Un profesional de la cocina te ayudará en esta decisión…



Publicado: 24 de Noviembre de 2014