Los modelos de cocina sin tiradores representan una alternativa muy socorrida a la hora de escoger un diseño moderno, minimalista y funcional. De aspecto lineal y atemporal, la gola es un perfil de aluminio fijado en el mueble (en color blanco, negro o aluminio) , que deja el espacio suficiente para tirar de la puerta o cajón y poder abrirlos cómodamente.

En algunas puertas, como las de las zonas altas, se suele optar por utilizar el sistema de apertura por pulsador (Push), para hacer más fácil su acceso.


Entre las ventajas de las cocinas sin tirador, está el hacer más fácil su mantenimiento al no tener ningún elemento externo que complique su limpieza, como es el caso de los tiradores. Además, no constituyen un estorbo con el que cualquiera se puede tropezar o golpear, sobre todo si hay niños. Este estilo también es apropiado para llevar el sistema de apertura asistida a través de un motor, que permite abrir y cerrar los cajones y caceroleros con un solo toque, muy útil en caso de tener las manos ocupadas.  


Pero todo esto no quiere decir que un tirador, no sea una buena decisión, ya que depende de los gustos personales y el diseño que se busque. Tanto el uno como el otro tendrán pros y contras de acuerdo con la forma de trabajar en la cocina y la personalidad de cada propietario.

Publicado: 17 de Octubre de 2014